• Para reconocer una calle, una avenida o un camino colombiano basta con aguzar el oído y esperar que sin falta se escuche el pregón de un vendedor, avena, mazamorra, aguacate y repuestos para la olla se escucha diariamente en ellas. Los colombianos no se varan y más a la hora de vender sus productos. 

SERIES RELACIONADAS