• Llegar a los 40 años es sinónimo de vejez para Juan Ramón, quien previo a su cumpleaños empieza a experimentar dolores y achaques que lo postraran en la cama pero su familia le hará comprender que la actitud mental es lo que realmente pesa.

SERIES RELACIONADAS