• Taminango (Nariño) vivió siete años de sequía que no fueron impedimento para la producción de maní. Este alimento que no requiere mayor proporción de agua, se convirtió en la salvación de todo el pueblo gracias a su cultivo a gran escala. 

SERIES RELACIONADAS