Todos somos iguales ante la Ley.

  • Uno de los factores a resaltar de la constitución del 91 fue el establecer que ante la ley no hay acepción de personas, equiparando los derechos, deberes y oportunidades tanto de hombres, como de mujeres. Apropiarse de estos lleva al cambio.