• El sonido de esta maraca de los llanos colombianos y venezolanos es la excusa perfecta para jugar. Sol sorprende a Remi con el grito ¡capachooo!, y tras unas risas de los niños oímos un solo de este instrumento en ritmo de joropo llanero.

SERIES RELACIONADAS