• Este tambor de la Costa Atlántica colombiana es lo suficientemente grande para que Remi se suba en él como si fuera un caballo de madera. Dos sonidos muy distintos se producen con la tambora: uno grave y resonante y otro seco y más agudo.

SERIES RELACIONADAS