• Cada pollito demuestra su mayor habilidad: silbar fuerte, lanzar con puntería o exhibir una gran fuerza. Después de nadar y jugar junto a su papá, los pequeños miran a los animales de la granja y descubren que cada uno tiene algo que lo hace único.

SERIES RELACIONADAS